Ecosistemas Agrícolas / Control de Malezas

Cómo controlar malezas en tiempos de abundantes precipitaciones

Gramíneas, yuyos colorados y ramas negras preocupan por su expansión, debido a que ya no suelen responder como antes a los herbicidas más comunes

Cómo controlar malezas en tiempos de abundantes precipitaciones

El gerente de Herbicidas de UPL, Alejandro Piñeiro, aseguró que el incremento en la cantidad de biotipos de malezas resistentes de los últimos años obligó a los productores a prestarle especial atención a la problemática, a fin de determinar de manera precisa qué clase de malezas afecta cada lote y elaborar una estrategia de manejo acorde.

En este sentido, gramíneas, yuyos colorados y ramas negras preocupan por su expansión y debido a que ya no suelen responder como antes a los herbicidas más comunes. A su vez, la pérdida de eficacia de los herbicidas inhibidores de la ppo para el control de rama negra en tratamientos de rescate añade aún más complejidad a la cuestión, mientras que a la problemática del número creciente de malezas se le suma el escenario de La Niña.

Por este motivo, es fundamental analizar y relacionar cómo serán los flujos de nacimientos, en miras a poder adecuar tanto tratamientos como secados de cultivos y fechas de siembra. En base a ello, es clave posicionar los herbicidas residuales antes de un pronóstico de lluvia, con el objetivo de que se incorporen de forma correcta y comiencen a controlar los flujos de nacimiento.

El Koc, es decir el coeficiente de absorción que indica el grado de retención del herbicida en el suelo, permite conocer el comportamiento de las especies frente a un año seco. Por ejemplo, un producto con un Koc bajo y una solubilidad alta, supone que se necesitan menos precipitaciones para su incorporación.

Por el contrario, una Koc alta con baja solubilidad señala que se requieren más precipitaciones y que es posible que haya quedado retenido algo en el rastrojo. Asimismo, será preciso conocer los períodos de carencia de las plantas, ya que la sequía puede no solo afectar su performance, sino también modificar su vida media y ocasionar conflictos en los cultivos sucesores.

Según Piñeiro, es vital considerar cada lote como una unidad de diagnóstico individual y dimensionar su grado de complejidad. Frente a un lote con muchas malezas, se deberá tener en cuenta que aparte de un herbicida residual de alta eficacia, se necesitará un tratamiento postemergente.

De esta manera, el grado de complejidad de malezas y su banco determinará la estrategia a implementar. Actualmente, para reducir las poblaciones de las mismas en los lotes, se sugiere partir de un diagnóstico particular para luego planificar el plan a ejecutar recurriendo a la rotación y mezcla de modos de acción.

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!