El innovador insumo que se aplica en un 80% de la soja de Brasil y que permitió ahorrar US$ 15.200 millones a productores

Lo destacó el Dr. Marco Nogueira, de Embrapa, en un encuentro reciente de bioeconomía

El innovador insumo que se aplica en un 80% de la soja de Brasil y que permitió ahorrar US$ 15.200 millones a productores
martes 25 de julio de 2023

Días atrás, en una jornada sobre bioeconomía, organizada por el Diálogo Argentino Alemán sobre Innovaciones Agropecuarias Sustentables (DAAIAS) y el Diálogo Germano-Brasileño sobre Políticas Agrícolas, se llevó a cabo el Panel “Investigación e innovación en bioinsumos: entre las expectativas y la realidad”. Con la moderación de Marnix Doorn, Líder del equipo del DAAIAS, y dividido en dos paneles específicos sobre “Bioestimulantes” y “Biopesticidas”; profesionales de Brasil, Alemania y Argentina dieron a conocer los beneficios, problemáticas y desafíos que enfrentan estos productos biológicos.

Para que estos bioinsumos se conviertan en una tecnología clave en la transición hacia una bioeconomía sustentable, los especialistas coincidieron que los marcos regulatorios para el registro de nuevos productos, la transferencia de conocimiento al productor, la vinculación público-privada y la especificidad de los productos desarrollados; son los principales retos a abordar por todo el ecosistema agropecuario. 

 

Panel Bioestimulantes

“En 2018 el mercado mundial de los bioestimulantes fue de 2.500 millones de dólares y se estima que para 2025 alcance los 5.000 millones de dólares, duplicando el volumen en apenas 7 años”, afirmó Doorn durante su introducción al panel, al tiempo que aseguró: “Queda claro que la demanda del segmento está, pero si pensamos en las metas Farm to Fork (Granja a la Mesa) de la Comisión Europea hacia 2030, esta transformación biológica aún debe enfrentar muchos desafíos”.

En primer lugar, el Dr. Marco Nogueira, Investigador Principal de soja de la Corporación Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), brindó un panorama completo sobre la situación de los bioestimulantes en Brasil.

“El caso más exitoso de bioinsumos en Brasil es la inoculación de la soja con Bradyrhizobium spp., que se utiliza para la fijación de nitrógeno y tiene una alta correlación con los rindes en la producción”, explicó Nogueira.

“En las últimas tres campañas la adopción de esta tecnología alcanzó el 80% del sistema de producción de soja en el país; pero además, en el ciclo productivo 2019/2020 donde se sembraron 35,9 millones de hectáreas de soja, el tratamiento de este bioestimulante generó un ahorro para los productores de 15.200 millones de dólares en fertilizantes nitrogenados y evitamos emitir 183 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2)”, amplió el investigador de Embrapa.

Según el especialista, Brasil ya está trabajando en bioestimulantes para maíz, “que es una gran deuda que hoy en día tienen los investigadores y las empresas”, haciendo referencia a la alta demanda de nitrógeno que tiene el cereal comparado a la oleaginosa.

“En maíz venimos trabajando con el Azospirillum y en los últimos años tuvimos ganancias importantes de rindes, con mayor concentración de nitrógeno en granos que se tradujo en mayor proteína. Toda esta mejora en el sistema radicular es un ahorro para los productores de 15,3 dólares por hectárea promedio”, analizó Nogueira.

Por último, el brasileño señaló que en el Estado de Paraná prácticamente no existía el uso de bioestimulantes y que durante la última campaña se logró alcanzar un 26% de adopción. “Con las pasturas pasa algo similar. Hace cinco años no se utilizaban y hoy ya significan el 12% del mercado”, finalizó y confirmó que ya se están desarrollando y mejorando en Brasil inoculantes de fósforo.

Sobre la actualidad argentina en materia de bioestimulantes, la Dra. Sofia Chulze, Directora del Instituto de Investigación en Micología y Micotoxicología (IMICO) CONICET-UNRC, afirmó que “la Argentina, desde el punto de vista de este nuevo paradigma biológico, está avanzando en la dirección correcta con el desarrollo de bioinsumos”.

“La mayor parte del trabajo se hace en el área de bioestimulantes, especialmente, rizobacterias que promueven el crecimiento, pero si consideramos la definición de bioestimulantes, sabemos que hay muchísimos microorganismos que se pueden utilizar para desarrollar nuevos productos”, aseguró la investigadora argentina.

Chulze subrayó que cuando se habla de bioestimulantes es necesario medir su impacto sobre la producción de los cultivos y el suelo, “especialmente la fertilidad del suelo y los componentes que hacen a dicha fertilidad. Debemos tener en cuenta la biodiversidad del suelo, su composición química y también su estructura física”. 

Según argumentó, “los bioestimulantes podrían ayudar a mantener las características de la fertilidad del suelo y esto es un gran desafío, pero debemos trabajar más en la investigación porque no podemos utilizar un mismo bioestimulante para todos los cultivos, en todas las áreas. Debe existir una relación entre el medio ambiente, el cultivo y la eficiencia del bioestimulante que estamos utilizando”.

Para finalizar el panel de Bioestimulantes y, representando las necesidades que tiene el sector privado para desarrollar nuevos productos y acercarse al productor con soluciones, el cordobés Dr. Sergio Bonansea, Director de Ceres Demeter S.A., coincidió con Chulze en que “hace falta más investigación básica para dar un buen fundamento y sustento técnico sobre estos diferentes e intrincados mecanismos que tienen los microorganismos con el entorno y con la planta”.

Tras valorar el desarrollo que hacen los científicos argentinos del ámbito público y, aclarando que “casi ninguna empresa podría afrontar desarrollos de este tipo a largo plazo”, Bonansea afirmó que “muchas veces a los privados tenemos como objetivo encontrar un efecto deseado y claro para transmitirle al productor los beneficios, no solo ambientales por el uso de bioinsumos, sino también productivo”.

Y finalizó: “En Argentina, vemos que, si bien se viene adoptando la tecnología de bioinsumos, está un poco más atrasada. A veces es necesario demostrarle a los productores, que realmente este cambio de pensar la agricultura con nuevos organismos, con nuevas formas de cultivar, es mucho más sustentable y rentable”.

 

Marco legal de los bioinsumos

El último panel de la jornada “La bioeconomía como proveedora de soluciones para la agricultura sustentable”, organizada por el Diálogo Argentino Alemán sobre Innovaciones Agropecuarias Sustentables (DAAIAS) y el Diálogo Germano-Brasileño sobre Políticas Agrícolas, el pasado 3 de julio, estuvo dedicado a los marcos regulatorios. Allí, una serie de expertos de Argentina, Brasil y Alemania, describieron la actualidad de sus países.

Con la moderación de Carlos Alberto dos Santos, Experto a Largo Plazo en el proyecto Diálogo de Política Agrícola Germano-Brasileña (APD), la primera disertación estuvo a cargo de Sebastián Gómez, coordinador de Fitosanitarios del Senasa de Argentina, quien comentó que, Argentina, en materia de biológicos, se encuentra en estos momentos actualizando las normas 350/99 y 264/11 para introducir definiciones sobre bioinsumos y biopreparados (estos últimos requieren menor nivel de preparación). La nueva normativa se encuentra en proceso de consulta pública hasta el 13 de agosto de este año. “El proceso de registro es una evaluación de riesgo”, advirtió.

Por otra parte, el funcionario del Senasa destacó la creación en el país del Comité Asesor en Bioinsumos de Uso Agropecuario (Cabua) que tiene integrantes del sector público y privado.  Gómez defendió los procesos de regulación de los fitosanitarios dado que “las toxinas más potentes vienen de los biológicos”, citando el caso del ántrax. “Las normas son socias nuestras, su fin es darnos un beneficio” y resaltó que nacen de “un proceso científico”.

Respecto de la aceptación de los bioinsumos por parte de los productores arriesgó que “no van a reemplazar a los agroquímicos” pero abogó por “convencer para que puedan coexistir”. Asimismo, alentó que las investigaciones apunten a la generación de “bioherbicidas”.

La situación regulatoria de los biológicos en Brasil, la compartió Daniel Vargas, de la Fundación Getulio Vargas, quien describió que tras una consistente política de promoción y avances legales, en 2020 se aprobó el Plan Nacional de Bioinsumos, que generó una gran demanda de los mismos entre los productores por 3 cuestiones principales: el Gobierno se pone como centro de referencia para estimular la adopción; la existencia de líneas de créditos para que los productores puedan desarrollar fábricas propias de bioinsumos, o ampliar las que ya estén instaladas; y que se da a publicidad “lo que ocurre en esos campos que trabajan con biológicos”.

“El de los biológicos es un movimiento popular y científico. Brasil se convirtió en una de las principales fábricas de bioinsumos del mundo. Es un amplio laboratorio de experimentación, en el cual los productores hacen sus propios insumos”, señaló.

Vargas agregó que los biológicos en su país “en lugar de presuponer un riesgo, presuponen un beneficio. En lugar de verse una amenaza para el ambiente se ven como un colaborador. Y el papel del Estado es el de facilitador y ser una gerencia adecuada del riesgo”.

El panel lo cerró Kai Punhaggen de la Universidad de Beirut, quien describió que en Alemania tienen una ley de protección vegetal y poseen dos organismos para la evaluación de la inocuidad de los productos. 

En el caso de los biológicos, explicó que existe una categorización de los microorganismos aplicables al diseño de productos.

Punhaggen reconoció que si bien se trata de principios que están relacionados con el cuidado del ambiente “no tenemos una evaluación de los beneficios”. “Si queremos convencer a los productores y consumidores, hay que hablar de los beneficios de los biológicos y de los métodos que se usan en su producción”. En este punto planteó la cuestión de los costos de fabricación, lo que conlleva a la dificultad de las empresas pequeñas y medianas de desarrollar y aprobar productos que puedan salir al mercado.   

 

Conclusiones

En el resumen de la jornada, Marnix Doorn, líder del Diálogo Argentino- Alemán sobre Innovaciones Agropecuarias Sustentables, y Sven Gehlhaar, director gerente de IAK Agrar Consulting, quien está a cargo de implementar este proyecto, dejaron las conclusiones del evento.

En este marco, destacaron que las posibilidades de los biológicos son amplias, aunque se trata de un sistema –en conjunto con la agricultura- que “tiene una complejidad que genera confusiones: hay mucha diversidad de información y eso lleva a posiciones muy dogmáticas y también a errores que pueden frenar la investigación y la inversión”.

Además, alentaron a llegar a definiciones “pragmáticas” sobre conceptos básicos como el de la sustentabilidad. “A veces se usan palabras que generan distancia. Si pensamos en tomates, en Argentina se ve rojo y en Alemania amarillo”, graficaron. Asimismo, muchas veces se habla sobre conceptos abstractos. “Para eso necesitamos a la ciencia”, enfatizaron.

El ecosistema de los biológicos “debe estar más conectado”, expresaron. Las reglamentaciones de cada país “están avanzadas y, aunque puede haber inconsistencias entre ellas, se puede avanzar entre unos y otros”. Por eso hay que reforzar las relaciones entre los países en torno del tema, manifestaron, y agregaron que el marco regulatorio debe responder a las metas de la sustentabilidad.

La Jornada “La bioeconomía como proveedora de soluciones para la agricultura sustentable”, se realizó en el marco de la 27ª conferencia anual del Consorcio Internacional para la Investigación Aplicada en Bioeconomía (ICABR) 2023. La misma estuvo organizada por dos de los proyectos de cooperación internacional financiados por el Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania (BMEL): el Diálogo Argentino Alemán sobre Innovaciones Agropecuarias Sustentables (DAAIAS), implementado junto con la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca (SAGyP) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina, y el Diálogo Germano-Brasileño sobre Políticas Agrícolas.

 

Agrofynews

 

Invertí en periodismo de calidad

En Agroempresario trabajamos para acercarte contenidos que agregan valor.
Quiero suscribirme

Todas las Categorías

¡Envianos tus Contenidos!

Difundí tus Ideas, Conocimientos, Experiencias, Opiniones y Proyectos.


¡Juntos el Campo es más fuerte!









¡Juntos por la eliminación
de las Retenciones!

Te invitamos a contarle a todos los argentinos por qué es bueno eliminar las Retenciones.

¡Sumá tu Stand!

Publicá tu marca en la plataforma líder del agro y aumentá tus ventas hoy.

Recibí los mejores contenidos

Suscribite a nuestro Newsletter y sigamos agregando valor.

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!