Agro Alimentos / Seguridad Alimentaria y Ética

Las plantas, no las personas, podrían caer víctimas de la próxima pandemia global.

Es importante considerar que la próxima pandemia podría no ser una "pandemia de personas", sino una que afecte a las plantas, esenciales para alimentar a la población mundial

Las plantas, no las personas, podrían caer víctimas de la próxima pandemia global.

Estamos en la década de la COVID-19, y los efectos sociales, económicos y culturales de la pandemia sin duda arrojarán una larga sombra en nuestro futuro. ¿Puede haber algo peor que lo que acabamos de vivir durante los últimos tres años?

Esa es una pregunta retórica, ¿verdad? La cruda realidad es la siguiente: sí, la próxima vez podría ser peor. Y cuando, no si, llegue esa próxima vez, podría no tratarse de una "pandemia de personas" como la COVID-19 o la epidemia de gripe española de principios del siglo XX. En cambio, podría ser algo muy diferente que no afecte directamente a las personas, sino que se alimente de las plantas necesarias para alimentar a una creciente población global.

 Estamos en la década de la COVID-19, y los efectos sociales, económicos y culturales de la pandemia sin duda arrojarán una larga sombra en nuestro futuro. ¿Puede haber algo peor que lo que acabamos de vivir durante los últimos tres años?

Esa es una pregunta retórica, ¿verdad? La cruda realidad es la siguiente: sí, la próxima vez podría ser peor. Y cuando, no si, llegue esa próxima vez, podría no tratarse de una "pandemia de personas" como la COVID-19 o la epidemia de gripe española de principios del siglo XX. En cambio, podría ser algo muy diferente que no afecte directamente a las personas, sino que se alimente de las plantas necesarias para alimentar a una creciente población global.

Aunque existen alrededor de 300,000 especies de plantas comestibles, solo una fracción de ellas se utiliza para la nutrición humana. Aproximadamente, 200 especies se consumen regularmente, y solo tres de ellas, arroz, maíz y trigo, proporcionan el 60% de la energía en la dieta humana.

Si una situación similar a la de COVID-19 afectara a una de esas tres cosechas principales, podríamos enfrentar una hambruna global. Una situación como esta ocurrió en Irlanda en 1845 y duró hasta 1852. Esa pandemia relacionada con las cosechas se conoció como la Gran Hambruna o, más específicamente, la Hambruna de la Patata Irlandesa.

Un Ejemplo Más Reciente Nadie sabe realmente cómo llegó el hongo Bipolar a los campos de maíz en los Estados Unidos. Sin embargo, para el verano de 1970, estaba allí con fuerza y causando una enfermedad llamada tizón del maíz del sur, que hace que los tallos de maíz se marchiten y mueran. El Sur fue el primero en ser afectado. Luego, la enfermedad se extendió hacia el norte. Se propagó por Tennessee y Kentucky antes de llegar a Illinois, Missouri y Iowa, el corazón del Cinturón del Maíz.

 

La destrucción fue sin precedentes, y la cosecha de maíz de 1970 se redujo en aproximadamente un 15%. Colectivamente, los agricultores perdieron casi 700 millones de bushels de maíz que podrían haber alimentado al ganado y a los humanos, con un costo económico de mil millones de dólares.

Algunos "expertos" dicen que estos eventos son problemas del pasado y que somos más inteligentes y estamos mejor preparados para enfrentar los desafíos que el futuro nos depara. Con tecnologías de semillas avanzadas que utilizan inteligencia artificial y herramientas de edición genética CRISPR a nuestro alcance, estos "expertos" dicen que tales afirmaciones apocalípticas son solo alarmas falsas.

El Talón de Aquiles El mayor talón de Aquiles de las tres principales cosechas consumidas en este planeta es su escaso pool genético compartido entre las variedades híbridas actuales.

Fue exactamente esa monotonía genética la que allanó el camino para la explosión del tizón del maíz en 1970. Sin embargo, la mecha se encendió décadas antes, cuando en la década de 1930 los científicos desarrollaron una cepa de maíz con una peculiaridad genética que facilitó su producción por parte de las compañías de semillas. A los agricultores les gustaba el alto rendimiento de la cepa. Para la década de 1970, esa variedad en particular formaba la base genética de hasta el 90% del maíz cultivado en todo el país.

Esa cepa de maíz en particular, conocida como cms-T, resultó ser altamente susceptible al tizón del maíz del sur. Entonces, cuando una primavera inusualmente cálida y húmeda favoreció al hongo, tenía un exceso de plantas de maíz para devorar.

En ese momento, los científicos esperaban que se hubiera aprendido una lección.

"Nunca más debería moldearse una especie cultivada importante en tanta uniformidad que sea tan universalmente vulnerable al ataque de un patógeno", escribió el patólogo vegetal Arnold John Ullstrup en una revisión del asunto publicada en 1972.

Un Enfoque Singular A pesar de todos los avances, como una variedad de cultivos resistentes a Roundup y maíz Bt, que han tenido lugar en el ámbito de la biotecnología, la base de germoplasma real para los cultivos comerciales principales sigue siendo extremadamente estrecha. El problema hoy es el mismo que en 1970: las variedades comerciales se crían primero para el rendimiento.

El agrónomo Miguel Altieri, profesor emérito de la Universidad de California, Berkeley, emitió esta ominosa advertencia: "Creo que tenemos todas las condiciones para que ocurra una pandemia en los sistemas agrícolas".

Lo interesante es cuánta importancia tanto el sector privado como el público otorgan al riesgo de que ocurra un evento similar a la COVID-19 en los cultivos. Lo que es aún más aterrador es que ni siquiera tiene que ocurrir de forma natural. En cambio, podría ser un acto de terrorismo biológico con implicaciones globales.

Uno pensaría que si el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) puede asignar $3.1 mil millones en subvenciones para aprender a cultivar productos inteligentes para el clima, la preservación de la diversidad genética sería parte fundamental de ese objetivo. No tanto. Sí

Agrolatam.com

 

¡Envianos tus Contenidos!

Difundí tus Ideas, Conocimientos, Experiencias, Opiniones y Proyectos.


¡Juntos el Campo es más fuerte!









¡Juntos por la eliminación
de las Retenciones!

Te invitamos a contarle a todos los argentinos por qué es bueno eliminar las Retenciones.

¡Sumá tu Stand!

Publicá tu marca en la plataforma líder del agro y aumentá tus ventas hoy.

Recibí los mejores contenidos

Suscribite a nuestro Newsletter y sigamos agregando valor.

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!