La historia (no oficial) del mundo agtech: los hitos que aumentaron el tiempo en pantalla de los productores

¿Cuánto tiempo en pantalla tienen en la ciudad y cuánto tiempo en pantalla tienen en el campo? Un repaso de los hechos que marcaron a la historia de la tecnología en el campo

La historia (no oficial) del mundo agtech: los hitos que aumentaron el tiempo en pantalla de los productores
miércoles 21 de febrero de 2024

Es todo tan reciente que potencia aún más la gran industria digital del agro. Pasamos de tener una ventana más para ver, además de la de la camioneta.

 

El impacto del clima y la cobertura de productores

A finales de los 90, empresas energéticas hicieron un acuerdo para protegerse contra el clima frío inesperado. Esa “protección” tendría un nombre específico: Weather Derivatives (derivados climáticos).

Los derivados climáticos son instrumentos financieros utilizados por empresas y personas para cubrirse contra el riesgo de pérdidas financieras causadas por condiciones climáticas inesperadas. Se utilizan frecuentemente en industrias donde el clima puede tener un impacto significativo en las operaciones comerciales.

Los derivados climáticos se basan en índices climáticos, como la temperatura, la lluvia o la nevada, y su valor se determina por la desviación de las condiciones climáticas reales de un nivel de referencia o "strike" predefinido. Por ejemplo, un productor agropecuario puede comprar un derivado climático que pague si la temperatura cae por debajo de cierto nivel durante la temporada de crecimiento, protegiéndose contra posibles daños en los cultivos por heladas.

En 2006, David Friedberg observaba que las empresas sufrían pérdidas cuando el clima afectaba sus operaciones. Lo notó cada vez que pasaba por una tienda de alquiler de bicis los días lluviosos (The Bike Hut). Claro, la tienda estaba cerrada y ese dia no facturaba.

 

Weatherbill

Al investigar, descubrió que casi el 70% de las empresas dependían del clima y decidió hacer un emprendimiento clave: Weatherbill. Esta plataforma ofrecía seguros meteorológicos automatizados basados en el BIG DATA para protegerse contra las pérdidas climáticas. David, que trabajaba en Google, renunció y se embarcó en el emprendimiento.

Básicamente se elegía un período de tiempo para protegerse, se configuraban los términos y límites para el cobro, y se elegía una estación meteorológica que sería el “veedor” para medir los parámetros y ejecutar el cobro o no de la “apuesta” o cobertura.

Como a todos nos ha pasado, el Powerpoint y el Excel lo resisten todo: primero el humo y segundo los números. Con el dato que tenía, en el Disney de la idea, el 70% “compraría” el producto para evitar pérdidas, pero así como está planteado, con muchas industrias jugando contra el riesgo climático, la plataforma no caminaba.

En ese momento crítico para la viabilidad del negocio, eran 10 las industrias (diferentes) que estaban en el radar para la venta, pero no se encontraba una solución comercial adecuada o a medida de cada una. Acá apelo a mi amor por el fútbol y me pienso que tomaron el método Lucas Paquetá: ¿Pa-que-tantas industrias? Apostemos solo por una dijeron y fueron por la agricultura, y así se empezó a reconstruir Weatherbill.

Ahora es como que la tenían más clara con una industria en la que el clima no se discute, se asume para bien o para mal, entonces lograron mejorar los argumentos de venta, ahora dirigidos a un solo prospecto: el agricultor.

Había un mensaje único para maíz y soja, basado en que el clima ejecuta el 90% de las pérdidas económicas del agro, ya no había otros “jugadores” utilizando el juego del riesgo y se específico los datos de estaciones ya que a vos, a mi y a cualquier productor le interesa cuánto llueve en su campo.

 

The Climate Corporation

En pleno desarrollo, el equipo de David utilizó diseñó un modelo de ventas sólido y sostenido para los agricultores de maíz y soja de los Estados Unidos, consolidando el rebranding a The Climate Corporation (aunque fuentes me dijeron que este renombre sería en simultáneo a lo que luego va a pasar).

"Drop the 'THE', just facebook, it´s cleaner", es una frase famosa que tiene la película de Facebook: “The social network”. Evidentemente acá eso no pasó. Lo que si pasó es que se sacó el paraguas en el iso, cómo que ahora ya no era dirigido a la gente normal digamos sino a la gente de campo, sumando agua, sol y hojas en el logo (supongo que es una gota de agua, un sol y una hoja).

 

Siembra de precisión junto a la semilla

En paralelo, un tal Monsanto, en 2012, adquiere Precision Planting, especializada en tecnología de siembra para integrar en su plataforma y que no hace falta les explique mucho. Juntos buscan mejorar los rendimientos agrícolas mediante tecnología avanzada. Destacan el compromiso con la agricultura sostenible y la optimización de los insumos agrícolas.

En ese entonces, Precision Planting contaba con componentes para siembra, cosecha, fertilización y software incipiente.

Si bien ambas son empresas de agro, fue rarísimo saber que Monsanto, más de tipo crop inputs, se interesaba en una empresa que básicamente fabricaba componentes para realizar una siembra perfecta, pero evidentemente en la incubadora de Monsanto ya se estaba pensando en hacer algo disruptivo y, obviamente, digital.

En ese interín, surgen las primeras versiones “beta” de lo que sería FieldView y el “in-cab experience" para la colecta de datos. Se pueden encontrar imágenes en las redes acerca de esas primeras versiones donde todo estaba basado en la siembra con "real time as-applied" (vas viendo cómo “pinta” el tractorcito), la densidad y los indicadores en la distribución de semillas.

Meses más tarde, Monsanto lanza su sistema integrado FieldScripts, que aparentemente en ese momento sería solo compatible con Precision Planting. Este sistema tenía puesto el foco de densidad variable de semillas y la elección de híbridos lote por lote. Seguramente, estos son los inicios de “by field” management en cuanto a las selecciones de los híbridos y la recomendación de Dekalb "lote por lote" junto con una siembra perfecta. Un combo que acercaría la experiencia del producto a la ideal.

En 2013, un bombazo: se anunció la adquisición de The Climate Corporation por parte de Monsanto. “La adquisición permitirá a Monsanto aprovechar su experiencia en big data para optimizar la agricultura a nivel global”. Se presentó como parte de un plan de recuperación a largo plazo para Monsanto (no con buena imagen entonces), con la esperanza de que la tecnología de monitoreo del cambio climático ayude a Monsanto a gestionar mejor los riesgos futuros: “La adquisición es ideal para ambas empresas, ya que el clima se vuelve más extremo”.

Evidentemente, y no se si fue la primera adquisición de Monsanto a una "startup", vía The Climate Corporation, pero se había despertado el bichito de adquisiciones potenciales y compra 640Labs a finales de 2014. Esta empresa había diseñado un dispositivo inalámbrico plug-and-play (via CAN bus) para revolucionar la colecta de datos en los equipos de campo. El 640Drive va a ser el “data collector” en el futuro cercano.

En 2015, y con ya un par de años de trabajo y sacar lo mejor de cada asset, se lanzan las primeras versiones de lo que hoy aumenta el tiempo en pantalla: Climate Basic y Climate Pro.

La primera, basada en datos de clima y field recordkeeping. La Pro, contaba con herramientas para siembra, Nitrógeno, Protección de cultivos, Cosecha y Dosis Variable basadas en FieldScripts y obvio se pagaba por acre. Con esos lanzamientos, la plataforma por ahora local de Monsanto alcanzan 2 millones de hectáreas en Norteamérica. ¡Que locura! Pero ese mismo año se anuncia un acuerdo de venta de Precision Planting a John Deere. Seguramente, el manejo de The Climate Corporation sobre los negocios de Precision Planting hicieron al desarrollo del futuro de FieldView, y, con esta jugada, la solución digital de Monsanto obtendría acceso a las soluciones del ciervo, además de conservar su producto digital ahora con colecta de datos vía CAN. Digamos que tenían un “enchufe” universal.

Acá si, ya los abogados tienen que trabajar un poco más en los aspectos regulatorios y de concentraciones de mercado para dar por aprobada la transacción. John Deere, líder de mercado, y Precision Planting, líder en equipamiento, superponen bastantes negocios. Queda en revisión de aprobación como se hace en estos casos. Esta adquisición entra en stand by.

En el medio, en 2016 se lanza FieldView™ Plus creciendo a 6 millones de hectáreas en Estados Unidos.

Si bien hubo tipo un rebranding a Climate FieldView (acá si no estaba el "THE"), el sistema integrado de Monsanto con FieldScripts anticipaba el nombre basado en la experiencia “in-cab” con el iPad y la transferencia de la Rx al monitor 20/20 SeedSense® de Precision Planting.

También se anunció el lanzamiento del “cosito” FieldView Drive™, que proporciona conectividad al transferir datos de campo desde los equipos a Climate FieldView™.

El cosito ese se conecta al puerto de diagnóstico (CAN) de un tractor o cosechadora y vía Bluetooth® mapea los datos en un iPad®.

Hasta acá venia tranquila la cosa. Pero en otros escritorios, se comienza a negociar la compra de Monsanto por parte de Bayer, pero como ya mencioné, enfrentaría un proceso regulatorio intenso y prolongado en Estados Unidos, Canadá, Brasil, la Unión Europea y Sudamérica.

Finalmente gritan "NO DEAL" respecto a la compra de Precisión Planting por John Deere y se da marcha atrás al acuerdo. Luego Monsanto encontraría el comprador que considera ideal para la venta de Presicion Planting: AGCO, que con otra participación de mercado, no tuvo muchos contrapuntos en cuanto a la concentración.

En esos 5 años, Precision Planting ya había añadido a su portfolio numerosos accesorios para mejorar la calidad de siembra, reforzando su propuesta de valor. La visualización del real-time sería solo con FieldView hasta mediados del año pasado que anunciaron su plataforma propia (Panorama) ya en manos de AGCO.

 

 

En paralelo, en Agritechnica (Alemania), Bayer lanza su solución digital bajo la marca Xarvio™. ¿Les suena? Destacan “la oportunidad de optimizar el potencial del campo y sus zonas". "FieldManager  proporcionará acceso a estrategias de aplicación más eficiente de insumos”, agregan.

Ahora Monsanto ya no es más local y va rumbo a su plataforma global ya que lanza FieldView en Canadá y Brazil llegando a 15 millones de hectáreas en tres países.

Finalmente gritan "DEAL!". Para 2018, Bayer completa la adquisición de Monsanto. La aprobación de la misma estaba sujeta a desinversión para evitar concentraciones en ciertos segmentos de mercado, por lo que desprende parte del negocio hacia BASF, incluyendo la plataforma completa de última generación Xarvio™ que actualmente está haciendo un gran desarrollo en el mercado Argentino.

Ahora Bayer, ya no Monsanto, despliega e incrementa la huella digital global FieldView en Europa llegando a 25 millones de hectáreas.

FieldView es presentado comercialmente en Argentina en 2019, en un gran evento, luego de dos años previos de pruebas con algunos productores. Esto llevaría a que la plataforma digital global, ahora de Bayer, cubra más de 40 millones de hectáreas en más de 20 países.

Desde su lanzamiento en USA hasta la llegada a nuestro país, las plataformas digitales de agro avanzan. De hecho, personalmente comencé con Echelon a finales de 2014 y fue la primer plataforma que se integró con los test que había de FieldView hasta antes de ser lanzada oficialmente.

En ese crecimiento aparece también la magia con las api e integraciones. En este camino, Climate FieldView anuncia una integración con Tillable, plataforma para unir puntas entre productor y alquiler de campo. Los usuarios de FieldView se sienten “invadidos” por el manejo de datos de Tillable y la integración se interrumpe siendo un caso notorio de “Data privacy”. Acá se va a dar un detalle importante, el CEO de Tillable también había fundado 640Labs, la empresa que le dio el “cosito” o echufito a FieldView en 2014, y hoy es la punta de lanza en la colecta de datos y el atractivo de real-time en la propuesta comercial.

Para los siguientes años, el posicionamiento global de Climate FieldView es tremendo, brindando experiencias digitales en el bolsillo con la app FieldView y en la cabina (in-cab) con FieldView cab. El portfolio integrado de Bayer aporta mucho y la venta de algo digital con algo físico encaja perfecto en un mercado atomizado, preciero y pedalero como en el que estamos.

La plataforma comienza a encapsularse en programas de prácticas sustentables relacionadas al Carbono y la hoy de moda “Agricultura Regenerativa”. Ambas tienen más de 20 actualizaciones en los últimos 4 años.

 

Tiempo en pantalla en el campo

La historia no es la oficial, es una recopilación de hechos en la web que, conectados, me parecieron importantes. No caben dudas que más allá de los detalles de la historia, el desarrollo digital y el mix con el portfolio, sobre todo de semillas, le dan mucha robustez y alto grado de confiabilidad.

Nuestro tiempo en pantalla aumentó obvio, pero lo hizo también en el lote, en la cabina o en una charla con colegas. Lo malo es cuando la pantalla nos saca tiempo con la familia; pero bueno, supongo todos estamos en la misma.

Sin entrar en los aspectos comerciales y para cerrar, no tengo ninguna duda en que lo digital es el disparador más positivo y efectivo de discusiones que hoy tiene el agro.


Agrofy

Invertí en periodismo de calidad

En Agroempresario trabajamos para acercarte contenidos que agregan valor.
Quiero suscribirme

Todas las Categorías

¡Envianos tus Contenidos!

Difundí tus Ideas, Conocimientos, Experiencias, Opiniones y Proyectos.


¡Juntos el Campo es más fuerte!











¡Juntos por la eliminación
de las Retenciones!

Te invitamos a contarle a todos los argentinos por qué es bueno eliminar las Retenciones.

¡Sumá tu Stand!

Publicá tu marca en la plataforma líder del agro y aumentá tus ventas hoy.

Recibí los mejores contenidos

Suscribite a nuestro Newsletter y sigamos agregando valor.

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!