Ideas & Opiniones / Provincias

Valentina Navarro Canafoglia: “La Identificación Geográfica de nuestros productos es una muy buena forma de dar valor”

Agroempresario.com dialogó con la directora de Agricultura del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza sobre la actualidad productiva de la provincia y las metas de la cartera para el 2022

Por Agroempresario.com 

En una entrevista exclusiva, Agroempresario.com  conversó con Valentina Navarro Canafoglia, ingeniera agrónoma y directora de Agricultura del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza sobre las expectativas de la cartera productiva para el 2022. 

 

¿Cómo describiría la situación actual de los distintos sectores agrícolas de Mendoza? 

Estamos con las últimas cosechas del ciclo productivo.Tuvimos algunas mermas de producción debido a las contingencias climáticas, por este motivo promovimos una serie de medidas de asistencia para los productores afectados como el Programa de Sostenimiento a las labores agrícolas y rurales. Se trata de una herramienta destinada a los productores agropecuarios que sufrieron más de 50% de pérdidas en producción y cuentan con hasta 20 hectáreas. 
Ciertos productos han tenido, tienen y van a tener un mayor precio pero hay que trabajar para que el año que viene se pueda seguir produciendo, evaluando cuál va a ser el impacto en los precios pero en relación con las exportaciones y la macroeconomía en general. 
En cuanto al estado de los principales cultivos, la vid, ciruelos y duraznos fueron los más afectados por su región geográfica. Sin embargo, en nuestra provincia tenemos otros cultivos como el ajo y el tomate, también tenemos un crecimiento importante en los frutos secos como pistacho, nogales y almendras que están teniendo competitividad económica. 

 

¿Cómo podría agregarse valor a la producción agrícola mendocina?

La Identificación Geográfica (IG) es una muy buena forma de dar valor y nuestra agroindustria vitivinícola es un gran ejemplo de ello: las personas que visitan Mendoza vienen incentivados por el turismo de bodegas o enológico. En este sentido, creemos importante trabajar en la parte agrícola con las bodegas. En nuestra historia la vitivinicultura y la olivicultura siempre han estado muy relacionadas en Mendoza y están surgiendo emprendimientos o industrias grandes de aceite de oliva que ofrecen visitas al público.
El turismo es una muy buena herramienta, el reconocimiento a las características que tenemos de nuestros productos por nuestra amplitud térmica y posición geográfica también lo es. Para esto contamos con un programa para la difusión de nuestros productos y su consumo. 
Por otro lado, desde hace un año y medio contamos con el clúster de ciruelas. Eso significó que las personas de Mendoza (donde el 98% de las ciruelas se exportan) puedan tomar este producto y hacerlo propio. Fue muy agradecido por el sector y los consumidores estuvieron muy contentos. 

 

Luego de cuatro años, Mendoza logró la Identificación Geográfica del aceite de oliva, siendo la provincia la primera en obtener el certificado de calidad

Sí. Iniciamos el proceso para la Identificación Geográfica (IG) pero aún falta la presentación formal en Nación en el mes de mayo. En este marco, tuvimos la visita de representantes del Ministerio de Agricultura de Nación para evaluar el proceso de auditorías para que la trazabilidad, tanto en campo como en finca, sea impecable ya que esto es a nivel mundial. Esto distingue a Mendoza, no sólo al producto sino también a la provincia. 
Es un arduo trabajo que se viene realizando desde la provincia junto a diversas instituciones como la Facultad de Ciencias Agrarias. Ha sido muy requerido por el sector y le va a otorgar una revaloración a nuestro producto y a Mendoza que no solo es una provincia vitivinícola, sino que tiene mucho para ofrecer; esto nos abre una puerta a la producción y a la rentabilidad.   
 

 

¿En qué consiste el programa de fomento a la inversión Mendoza Activa y qué repercusión viene teniendo en la provincia?

Durante la pandemia lanzamos el programa Mendoza Activa, una iniciativa que apunta a activar la economía. El agro nunca dejó de trabajar, por eso buscamos ayudar a los productores e incentivarlos con la planificación de los procesos productivos y la capacidad de generación de empleo. En Mendoza, el sector influye en un 15% del PBG (Producto Bruto Geográfico) de la economía provincial. 
La demanda creció en forma importante. Durante la edición I y II la parte agrícola contó con 4 líneas: nuestra línea estrella fue la de maquinaria agrícola y riego con 354 proyectos; fruticultura con 16 proyectos; horticultura con 21 proyectos y forrajes con 19 proyectos. Hubo tres convocatorias con 456 proyectos y $2.000 millones de inversión. Ahora Mendoza Activa 3 cuenta con 497 proyectos y líneas para hidroponía; agricultura de precisión; invernaderos; deficiencias de riego y riego superficial.  
 

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!