Las lluvias de las últimas semanas salvaron las campañas de trigo y cebada

La respuesta de los cultivos a las precipitaciones fue notable

Las lluvias de las últimas semanas salvaron las campañas de trigo y cebada

Según un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, mejoró notablemente la condición del trigo, como consecuencia de los registros de lluvias acumulados durante las últimas semanas. De acuerdo a la entidad, el 78,7% del área estimada en 6,5 millones de hectáreas exhibe una condición de cultivo entre normal y excelente.

En este sentido, el aporte hídrico generado por el paso de Santa Rosa la semana pasada ocurrió de forma oportuna para la transición del cereal de macollaje a espigazón. Se estima que su condición siga mejorando en las próximas jornadas, tras las lluvias registradas.

En el norte del país, los cuadros más avanzados en desarrollo están transitando el llenado de grano con expectativas de cosecha relativamente bajas a causa del déficit hídrico atravesado por el ciclo del cereal. De todas maneras, los primeros valores de rendimientos esperados para el NOA y el NEA se ubican por debajo de los 8 qq/ha y 17 qq/ha en promedio, respectivamente.

Sobre el centro del área agrícola nacional, la condición de cultivo entre buena a excelente subió entre 6 y 19 pp. En dicha región, donde cerca del 85% de la superficie implantada se encuentra entre macollaje y encañazón, el aporte de lluvias llegó a abastecer al cultivo en etapas críticas y frenar el deterioro de los cuadros más avanzados.

Al sur, donde el cultivo se encuentra en fases previas de desarrollo, la respuesta a las lluvias fue más significativa, ya que allí se sucedieron mejoras en su condición de entre 13 y 32 pp. Se espera que el escenario siga en esta senda a lo largo de la próxima semana.

Respecto a la cebada, en la región centro/sur, donde se concentra más del 90% de las 1,5 millones de hectáreas proyectadas para la campaña 2021/22, las precipitaciones fueron de variada intensidad. En lo que se refiere estrictamente al desarrollo del cultivo, gran parte del área sigue transitando estadios de macollaje y encañazón, siendo los cuadros sobre el Centro Norte de Córdoba y Santa Fe los más adelantados.

En este marco, las precipitaciones mejoraron la oferta hídrica en la zona. Los mayores registros se informaron sobre el norte de La Pampa y oeste/centro de Buenos Aires. En las localidades de Carlos Casares, 9 de Julio y Bolívar, los recursos acumulados superaron los 70 mm.

Cabe destacar que hasta el momento, gran parte de los cuadros en dichas regiones se encuentran en pleno macollaje, mientras que los más adelantados ya comenzaron su encañazón. Por este motivo, se espera que a lo largo de las próximas semanas el cultivo recupere su condición y reanude su crecimiento limitado por la escasez de lluvias.

Sobre el centro/este de Entre Ríos, se comunicó la aplicación preventiva de fungicidas frente a la aparición de daño foliar por mancha en red y roya, en tanto que el 14% de la superficie sembrada se encuentra en encañazón. Al sudoeste de Buenos Aires y el sur de La Pampa, se reportaron lluvias de distribución heterogénea cuyo volumen promedio fue de 15 mm.

Paralelamente, sobre el sudeste de Buenos Aires (Orense y Tandil) se reportaron acumulados de entre 30 y 50 mm.  A pesar del poco milimietraje, se estima que las precipitaciones contribuyan a la recuperación del cultivo y la incorporación de fertilizantes.

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!