Ideas & Opiniones / Provincias

Damián Carbó: “Trabajamos fuertemente para que más familias puedan vivir en el campo”

Agroempresario.com dialogó con el director provincial de Ganadería de Mendoza sobre la actualidad del sector y las metas de la cartera productiva para el 2022

Por Agroempresario.com 

En una entrevista exclusiva, Agroempresario.com  conversó con Damián Carbó, médico veterinario y director provincial de Ganadería de Mendoza sobre las expectativas de la cartera productiva para este año. 

Si bien Mendoza es reconocida como una provincia vitivinícola por excelencia, en las últimas décadas la provincia ha logrado diversificar su matriz productiva con alrededor de 401.100 cabezas bovinas, 4.213 productores y 2.588 establecimientos dedicados a esta actividad. En este marco, la gestión encabezada por Carbó se aboca a acompañar e impulsar el fortalecimiento ganadero de la provincia.  

“Mendoza tiene como actividad ganadera fuerte en importancia económica la producción bovina  y en stock de animales la producción caprina, las dos producciones más fuertes en la provincia. En la parte avícola, contamos con una producción de huevos que alcanza para cubrir toda la demanda de Mendoza, incluso con la posibilidad de comercialización a San Luis, Neuquén y San Juan”, expresó. 

Sumado a esto, el funcionario destacó la performance del sector porcino, una actividad que “está teniendo bastante importancia y desarrollo luego de un trabajo que venimos haciendo desde hace 10 años atrás, con un crecimiento lento pero sostenido”. 

Cabe destacar que Mendoza cuenta con criaderos de alto nivel donde se despliega toda la cadena de valor del cerdo, desde la cría hasta la elaboración de chacinados. La producción apícola también atraviesa un muy buen momento, tanto en el desarrollo local como desde los productores trashumantes (provenientes de Córdoba y La Pampa) que se instalan en Mendoza durante el verano y la primavera para polinizar. 

 

Las políticas 

La gestión de Carbó trabaja en la actualización de un plan ganadero que tiene casi una década. “Estamos convocando a foros para actualizarlo, ver si hay que modificar algo o validarlo. Todo lo que se ha desarrollado en Mendoza en cuanto a estímulo ganadero tiene la lógica de un trabajo que se desarrolló en este plan estratégico; por ejemplo la importancia del Plan Vaca a través del cual revisamos nuestros vientres con el objeto de identificar la vaca productiva de la no productiva. El Plan Toro permite la revisión de los reproductores para la prevención de enfermedades venéreas y también planes de destete precoz”, indicó. 

Por otro lado, Mendoza desarrolló un centro de biotecnología donde se trabaja en producción de semen y embriones, y un laboratorio habilitado en red con el Senasa para la realización de exámenes para ingresar en el plan de erradicación de brucelosis.

También es importante resaltar que el sector ganadero de la provincia accede a créditos especiales dentro del Fondo de Transformación. Vale mencionar que hace dos años decidimos reajustar los créditos en función del tamaño de las empresas: cuanto más chica es la empresa más beneficios obtiene como menor tasa y requerimientos de garantías: “A veces el Fondo se distorsionaba  y tenía muchos requisitos para un pequeño productor. Por este motivo, habilitamos líneas de menor costo en capital pero con menores requerimientos a la hora de presentar garantías o avales. Este año también adoptamos la parte de crédito del sector en base al plan ganadero, gracias al  trabajo con la UNCUYO y al clúster ganadero lo vamos a estar revalidando”, detalló. 

Los créditos han sido variados, se han utilizado para la compra de animales, de alimentos, de infraestructura, para las instalaciones de cerdos y también para sala de extracción de miel, un hecho histórico teniendo en cuenta que -hasta ese momento-  la actividad no era sujeta de crédito en la provincia. 

Por si fuera poco, la dirección lanzó la línea “Mendoza Activa” para la ganadería, un canal de comunicación ágil y útil para el sector ganadero, con una línea específica para la compra de alimento y animales. 

Sobre el plan Ganadero nacional, Carbó compartió su visión y optó por ser cauteloso:

“Lo veo bien. El Plan Ganar supone la entrega de créditos blandos para el sector como lo viene haciendo Mendoza hace diez años. Debo ser sincero, todavía no lo veo plasmado pero soy optimista y espero que lo interpreten y se ponga en marcha lo que anunciaron”, subrayó. 

 

“El plan está contemplado en una proyección a 10 años, lo que veo favorable. Que los anuncios se plasmen en hechos, que estén consensuados con el sector y que tengan previsibilidad. Que se cierren las exportaciones y después se abran es nefasto para nuestro sector porque proyectar un cambio nos lleva mucho tiempo; son ciclos de 3 a 5 años y no se puede cambiar el rumbo de un día para el otro. Hay que tener un norte y una política clara”, sentenció. 

Sobre las expectativas para el 2022, Carbó se mostró optimista: “La actividad está muy activa y nos pone muy contentos a todos. Esperamos seguir brindando herramientas y trabajando fuerte en el arraigo rural. Desde la dirección implementamos herramientas de autogestión y medidas necesarias para que el campo esté conectado vía internet y vía caminos. Para esto estamos en diálogo permanente con la dirección de vialidad viendo de qué forma podemos hacer más ameno el trabajo y que más familias puedan vivir en el campo”, concluyó. 

 

Agroempresrio

¡Contenidos que agregan valor!